25 diciembre 2008

La vida es triste...

La vida es triste
y la alegría tan corta como viraje de laucha...

Sin embargo, corta o nó,
la alegría existe, y de repente,
así como sin querer, se dá una vueltecita por aquí,
por nuestras vidas,
dándoles un poco de brillo,
un toque de sabor...

En estas fiestas,
se suele decir muchas cosas,
y expresar muchos deseos...
Yo sólo diré gracias,
y desearé que nunca les falte
aquello que tan bien saben dar...

Feliz Navidad...

19 diciembre 2008

Todo cambia...


Nada está estable
por mucho tiempo,
todo cambia, se mueve,
nada permanece.
A veces uno quisiera,
que al menos por un tiempo,
todos los días fueran iguales,
para acostumbrarse a ellos
y no tener que vivir la incertidumbre
de no saber
bajo qué sol
despertaremos mañana...

22 noviembre 2008

¿Por qué?

Las nueve de la mañana de un sábado
Dobló la esquina
con ese paso vacilante de quien recién se levanta,
los ojos soñolientos,
un cigarrillo prendido colgando de la comisura derecha.

Flaca por los cuatro costados
y larga como modelo de Balenciaga.
Si alguna vez fue blanca,
su piel se ve ahora opaca, cenicienta y reseca,
y su pelo sucio y enmarañado esconde
su verdadero color.
Una blusa desteñida,
que en mejores tiempos ha de haber sido azul,
y un pantalón de color indefinido,
que por cierto podría albergara dos como su dueña actual,
la cubren más que la visten.

Vió una camioneta estacionada frente a la carnicería del barrio
y sus ojos se encendieron por un momento.
Buscó con la mirada alrededor,
y sus pasos se dirigieron hacia un cierre de calaminas,
de uno de cuyos hoyos sacó un trapo,
que se veía sucio y se adivinaba maloliente,
y se fué a poner manos a la obra.
Allí quedó en esos menesteres,
con la esperanza de recibir unas monedas
por el no solicitado trabajo.

Seguí mi camino, con mil ¿por qué? en mi cabeza,
y ninguna respuesta...

06 octubre 2008

De plantas, mariposas y cuncunas...

... o de la vida misma.

¿A quién no le gustan las mariposas?
supongo que a todo el mundo...

Con ser un insecto,
igual son hermosas, igual sugieren ideas
y pensamientos agradables,
sus vívidos colores y sus erráticos vuelos de flor en flor
nos llevan a soñar despiertos,
a olvidar los problemas
y a relajarnos...

Por eso, cuando empezamos a llenar de floridas plantas
nuestro patio,
esperábamos -¿cómo no?
que se poblara también de estos gráciles seres...


Pero,
el sempiterno pero de esta vida infame,
que todo lo enloda
y todo lo dificulta,
nos olvidamos de un punto fundamental...

¿de dónde salen las mariposas?

Cuando las vemos volar de un lado a otro,
como pequeñas y mágicas hadas de una tierra de ensueño,
olvidamos por completo
su ciclo de vida...

Olvidamos que, en algún momento, son cuncunas...
coloridas, espinosas, grandes y muy hambrientas cuncunas
que arrasan con nuestras queridas plantas
al primer descuido...



Y nos dejan en la encrucijada,
en el dilema insoluble (¿ser o no ser?)
de decidir
si vale la pena sacrificar el objeto de nuestros esfuerzos
por las frágiles hadas de nuestro jardín...

03 septiembre 2008

Nuevos vecinos...

A veces, de tan llenas que están nuestras mentes con preocupaciones,
no advertimos ni siquiera, lo que está nuestro alrededor.
A veces no nos damos cuenta ni de quien está a nuestro lado.
Y así me pasó, esta vez, a mí…

No había advertido que tenía vecinos nuevos…
Les había visto pasar, sí,
bulliciosos y a la carrera, más de una vez.
También en mi patio los sorprendí más de alguna tarde de fin de semana,
cuando el sol ya empezaba a caer,
o temprano en la mañana,
algún domingo (nunca nos levantamos tarde).

Por eso, fue una sorpresa darme cuenta,
un día que salí a ejercitar mi pierna lastimada,
que vivían a la vuelta de la esquina,
y que, además, tenían una crecida familia…

Me alegró la vida
el ver los ajetreos de esa madre,
por alimentar a sus hijos,
apreciar el ingenio del padre,
que tan bien solucionó la escasez de viviendas,
y los divertidos ejercicios de los hijos
practicando las enseñanzas de sus mayores…

Una sorpresa agradable, desde luego,
pues de este tipo de vecinos
tenemos muy pocos,
y quisiera tener muchos más…



El vecino...

La vecina, en la casa que construyó su marido sobre los alambres de la TV cable.

Los retoños, practicando sus primeras lecciones de vuelo...

15 agosto 2008

Demasiado entusiasmo...


Hay gente que, luego de pasar por una experiencia como la que hemos pasado el último tiempo, y habiendo salido de ella con tan buen pronóstico como nos ha cabido recibir a nosotros (mi esposa y yo), se vuelcan a celebrar la vida, celebrando y gozando de ella como antes no se atrevieron o no quisieron hacer.
Para nosotros, no ha sido así. Nosotros hemos celebrado la vida dedicándonos a construir el jardín que siempre quisimos tener, y al que nunca le dimos tiempo. Nuevas plantas y flores han llenado de alegría algunos rincones del yermo patio de nuestra casa –vivimos en un desierto-, quizá como un reflejo de lo que sentimos dentro de nosotros, por haber conseguido dejar atrás esos días de tristezas, dolores y pérdidas, no sin consecuencias, pero siendo éstas mucho menos complicadas de lo que alguna vez pudo haber sido.
Y en eso estábamos hace unos días, ordenando y limpiando nuestro patio, transplantando nuestras plantitas a una nueva jardinera, y -en fin- compartiendo un tiempo que hace unos meses no teníamos, cuando tuve un pequeño accidente, que me produjo una lesión muscular en una pierna. Dolorosa, y algo complicada, pero nunca tanto.
Cundo regresó mi diecisieteañero hijo, y se enteró, sólo comentó: “es que ustedes, cuando hacen algo, se entusiasman demasiado…”
Quise protestar ante esa acusación, y su falta de consideración para con su padre lastimado, pero callé, porque pensé en sus palabras, y le encontré la razón: nos entusiasmamos demasiado a veces, mi esposa y yo, y nos olvidamos “del calendario” cuando emprendemos algún proyecto, pero ¿qué tiene eso de malo?
Ojalá y nunca perdamos ese entusiasmo…

19 abril 2008

Rayitos de sol

Entre tantas penas y tristezas,
entre tantos motivos para deprimirse,
surgen siempre,
aunque cueste a veces creerlo,
pequeños rayitos de sol,
que nos animan,
y nos alegran la existencia.

Como esas pequeñas florecillas
que surgen, solitarias,
en medio de un camino agreste,
aparecen, como de la nada,
personas que nos traen un poco de esperanza.

Hemos pasado muchas penas,
los últimos meses,
con mi esposa,
pero en ocasiones, inesperadamente,
nos han ocurrido cosas que nos dejan
sin saber que decir.

Personas a las que ni siquiera recordábamos, casi,
se nos han acercado para ayudarnos,
para ofrecer a mi esposa, aunque sea,
un poco de consuelo,
muchas veces sorprendiéndonos,
porque no las imaginamos nunca en ese papel,
que, por el contrario, muchas veces no han desempeñado,
quienes sí debieron hacerlo.

Por oscuro que esté todo,
siempre hay un rayito de luz...

12 abril 2008

Nightmare


La vida es sueño
-dijo alguien-
los sueños, sueños son
-se ha dicho también-
y si esto fuera cierto,
¿cómo saber
si la pesadilla que vivimos es sólo un sueño
o si nuestros mejores sueños han sido,
en realidad, parte de nuestra vida?

¿Es la vida una sucesión de sueños,
de los que despertamos con la muerte?
¿Son nuestras pesadillas
sólo un capítulo más de nuestra vida?

23 febrero 2008

Deseo..


2 cosas hay que no soporto,
y hasta 3 que quisiera
no haber conocido...

-Una mujer con cáncer.
-Una mujer con cáncer
sometida a quimioterapia.
-Amar a esa mujer
y tener que verla sufrir...


Muchas veces, durante nuestra vida,
deseé poder ocupar su lugar,
cuando la veía sufrir por algún motivo.
mas, nunca lo deseé tanto
como lo deseo ahora,
en que daría todo
lo que tengo -y lo que no-
por poder estar en su lugar...

12 enero 2008

Miedo...


Bue... ahora ya estoy más tranquilo.
He hablado con mi media naranja, y ya no está tan triste,
ni tan desesperada como se sentía estos últimos días...
Pero, bueno, que ustedes no entenderán de qué va esto...


Es sólo (sólo???) que mi esposa ha debido irse a Santiago
(nuestra capital, 1.400 kms.), para que la vean otros médicos
-se dice mejores- para que la operen del fatídico cáncer
que le han encontrado.
Y, como allá no hay parientes que le valgan,
pues la han enviado a un albergue para tales enfermas,
que nada más de llegar me ha llamado llorando que quería volverse...
Y es que durante el mes que ha pasado
desde el diagnóstico (un par de semanas antes de las fiestas),
ella se lo pasó convenciéndose que, seguramente,
lo que tenía no sería tanto, e intentando convencerme a mí de lo mismo.
Pero al llegar allá y ver otras enfermas,
mucho más mal que lo que se ve ella,
se le ha venido el alma al suelo, y le ha dado miedo,
y lo único en que pensaba es en volverse a su casa...

Y yo allá, trabajando en ese lugar perdido en medio del desierto,
sin poder darle más que unas cuantas palabras de ánimo por el celular,
y sin poder decirle otra cosa que sí, que si quería,
le compraba pasaje para que se viniese de regreso...
porque, ¿cómo decirle otra cosa?
Lo cierto es que estuve a punto de dejar todo botado,
comprarme unos pasajes y volar donde ella, pero,
¿cómo dejar mi trabajo?...
Odio, en estos casos, mi maldito sentido del deber,
que me impide hacer lo que siento y lo que quiero...
Por lo demás, ella nunca me perdonaría que hiciera
algo como eso, y arriesgara el futuro de "su" hijo,
abandonando mi trabajo...
(aunque nuestro, en casos como éste se pone posesiva).

Ahora que estoy con descanso,
de regreso a casa y con nuestro hijo,
ella ya se ha sentido más tranquila,
y con ello yo también, pero temo lo que vendrá,
lo que pueda pasar, la operación,
lo que resulte de ella, lo que venga después,
me da miedo pensar en que podría no regresar nunca...

Me da miedo...

10 enero 2008

Larga ausencia

Y lo seguirá siendo...
hasta que tenga el tiempo,
la energía,
y la entereza para escribir,
y hasta que lo pueda hacer
sin decir lo que quisiera gritar,
sin romper en llanto,
ni desahogarme de todo lo que llevo dentro...