19 julio 2010

Fototorta

Pese a todos mis males, y todos mis dolores,
mi negrita consigue a veces hacerme reír...

Hoy pasamos frente a una pastelería,
en la que ofrecían algo que es toda una novedad por aquí:
una "fototorta"...

("Las Fototortas se pueden realizar a partir de cualquier foto que tengas,
ya sea tuya o del agasajado.
La foto la llevas a la pastelería y ellos se encargan de imprimirla
en un papel especial y con tintas, todo comestible."
)

Bueno, yo llamé su atención hacia la propaganda sobre estas tortas,
y ella entonces me dijo:
"Yo no me comería una torta tan fea...
en ese caso, traería una foto de Edward...*,
ahí sí que me la comería toda.."

Por supuesto, ella pensaba en su cumpleaños, ya próximo,
y en una torta con su foto,
en tanto yo (como buen marido) pensaba en el cumpleaños
de su sobrino consentido, aún más próximo...

* (Entiéndase Edward de Crepúsculo...)

17 julio 2010

Un motivo...

Cuando comencé este blog,
hace tanto tiempo,
pasaba por malos momentos,
y le puse ese nombre.

No imaginé, al hacerlo,
que llegaría a hacerse tan adecuado,
tan real...

Desde que empecé a escribirlo,
(y a no escribir en él)
han pasado muchas cosas,
demasiadas cosas...

Cada día más enfermo,
mi esposa cada día más enferma
mi hijo ya enfermo a los 19 años...
No da para alegrarse,
ni para ver la vida rosa,
ni para buscarle el lado amable a las cosas...

Y así,
ese nombre se ve,
se siente,
tan verdadero...

Aún así,
y sin embargo,
todavía me quedan razones
para despertar contento algún día,
para soñar,
para tener ilusiones,
para engañarse y creer
que aún tengo un motivo
para sufrirlo todo
y seguir viviendo...

16 julio 2010

First Lesson, free

:

Hoy, sin saberlo, sin pensarlo, diríase que sin quererlo,
terminé haciendo algo muy pospuesto,
demasiado pospuesto, por mucho tiempo...

Sabido es que me queda poco tiempo como conductor.
Ya no puedo hacerlo correctamente,
me duele, y a veces se me dificulta,
de modo que, quiérase o no,
mi esposa debe aprender a manejar...

Después de haberle dado una breve lección, hace 15 0 16 años,
nunca más tocamos el tema...

Hoy, de alguna manera,
terminamos en un lugar de la costa, adecuadamente solitario,
para darle lo que viene a ser su primera lección "en serio".

Lo confieso,
dije por años que yo no era como los demás maridos,
y que podía perfectamente,
tenía la pacencia y la delicadeza necesaria,
para enseñarle a mi mujer a manejar...

Falso!

Falso de una falsedad absoluta...
Antes de empezar ya estábamos iniciando una discusión...
A los cinco minutos,
ya me estaba comportando
como cualquier otro marido en similar situación...

Hasta que ella realmente se molestó,
y me hizo ver que, al fin y al cabo,
yo -como los demás- no era capaz de enseñarle
sin tratarla mal...

Y ahí "aterricé",
me dí cuenta de lo mal que estaba,
y empezamos de nuevo...

Salió bien.
Después de su primera lección,
ya sabe al menos conducir en segunda marcha...

La siguiente lección no será menos complicada:
aprender a sacar y a entrar el auto de casa...

¿First lesson, free?

Sí, free de daños:
de daños materiales,
personales
y emocionales,
free...

video

[¿Es necesario decir que, cuando apareció ese auto de la nada, casi murió del susto?]

Desayunando...


Anoche tuvimos una brillante idea...
Hacer hot-dogs hoy, al desayuno.

Puntos en contra de la idea:
a) el hijo entra a su trabajo a las 8:30, de modo que tenía que ser temprano.
b) no había tomate (¿que es un hot-dog sin tomate?), de modo que papá debía levantarse temprano e ir a comprarlos.

Hasta ahí, todo bien.

Pero como nada es fácil en esta vida, olvidamos un detalle:

Hoy es feriado.
Y siendo feriado, el almacén de la esquina,
ése que abre temprano cada mañana,
ése donde debía comprar tomates,
no abrió temprano...

Ni tampoco los otros del barrio,
los que revisé bajo un aire frío
que me enfrió hasta los huesos...

Cuando volvía helado como helado (valga la redundancia)
y a filo de la derrota,
sabiendo que todo lo demás estaba listo
y a la espera del ingrediente faltante,
se me ocurrió una idea brillante...

Llegado a casa,
me deslicé en silencio en las habitaciones de mi madre,
que como buena anciana duerme hasta tarde,
y "tomé prestados"
los famosos tomates...

Así,
salió adelante el desayuno con hot-dogs,
que por cierto estaban muy ricos...
(quedándome como tarea,
por cierto,
ir al mercado a comprar los tomates
y devolvérselos a la abuelita...)

Moraleja:
"No programe hot-dogs al desayuno,
si no tiene a mamá viviendo en casa"

15 julio 2010

My Girls App

Que actualmente los celulares sirven para todo, y que los jóvenes hacen un buen uso de ellos, son cosas sabidas...

Sin embargo, que existan aplicaciones como éstas para celulares... es algo que aún puede sorprenderme...


[Si tú eres un muchacho que tiene más de una polola, esta aplicación es la apropiada para tí. Esto te ayudará a recordar los ciclos menstruales de todas tus chicas. Muy útil, si tú no quieres mantener todas las fechas de los ciclos en tu cabeza.]

05 julio 2010

De lunes y mujeres...

.
Esta mañana, temprano,
como todo lunes,
las gentes iban y venía por la calle,
camino a sus trabajos.

Como buen lunes en la mañana,
los ceños iban fruncidos,
las caras soñolientas,
los genios agrios...

Sin embargo, de repente,
apareció una mujer joven,
de buzo azul,
se veía radiante,
caminando a paso firme,
sus ojos brillaban
mas que su boca, su cara entera sonreía..

Verla infundía ánimo,
tan así de feliz se le veía,
no escondía el rostro, como los demás,
mirando el suelo,
sino que levantando la frente,
diríase que quería mostrar a todos su alegría...

Sin embargo, una vez hubo pasado frente a mí,
a mi espalda se escuchó una voz,
agria, femenina, que decía:

"Ésta tiene cara de
gata que se comió el ratón..."



Y me quedó la duda:
¿Es que no se quieren entre sí las mujeres,
o sólo es que se conocen bien?

03 julio 2010

Vamos al cine...



Hoy fuí al cine.
No, aclaro, me invitaron al cine.

La película era de esas a las cuales los únicos hombres que van,
llegan al cine acompañando a sus medias naranjas correspondientes.
En este caso puntual,
13 de un universo de aproximadamente 50 asistentes...

La película era Eclipse.
La primera de la "saga" ya la había visto en su oportunidad,
hace tiempo.
Pero lo que hace a esta ida al cine
digna de mencionarse, es la experiencia casi surrealista vivida en esta ocasión...

Como ya dije, habían bastantes féminas presentes,
acompañadas sólo por sus congéneres..
A mi derecha, misma fila, tres muchachas de unos 17 (creo yo).
En la de más abajo, 2 más de unos veintitantos (dice Rossana)
Más abajo, mayor cantidad,
diversas edades
(acostumbramos sentarnos en la {ultima fila de arriba).

Como sabrán,
(aunque no tendrían por qué saberlo, en realidad)
el eje de la película es el triángulo entre la protagonista
(humana, obvio),
un vampiro y un hombre lobo...

Lo "sui géneris" del asunto comenzó cuando el joven lobo,
morenazo él, y con unas "galletas" envidiables
destacándose en su abdomen,
a las primeras de cambio
y sin decir "agua vá"
¡se sacó la polera!

A mi derecha, en la fila de abajo, y más abajo aún,
se escuchó un verdadero concierto de suspiros,
interjecciones y gemidos,
provenientes de la femenina concurrencia...

No pude evitar reírme (sotto voce, obvio)
de tan gráficas expresiones de admiración...

Bueno, ni qué decir que más avanzada la película,
y más gráficas las escenas,
se hicieron también más expresivas las opiniones
respecto al estado físico del muchacho...

Demás está decir que se siente uno
un poco incómodo con tales manifestaciones.

Sin embargo, cabe también decir
que hubo un momento en que se escuchó,
clarísima, una queja:
Bah, ¿y éste? ¿que no tiene camisa?

La disidente, una sola,
fué acallada de inmediato por sus amigas...
y no volvió a escuchársele
en todo el resto de la película...