04 diciembre 2010

Armando árbol...



Nos preguntó: ¿Armamos el árbol?

El hijo dijo: no
Yo dije: me da lo mismo
Ella dijo: entonces no se arma

Pero tenía un tono triste cuando lo dijo.

Es que con mi negrita nos llevamos bien, y coincidimos en muchas, muchas cosas, pero la navidad no es una de ellas.
Para ella es importante,
y necesita que haya un árbol con sus luces, que hayan adornos, regalos, villancicos, películas navideñas en la tv y chocolate caliente, para sentir que es navidad...  y disfrutarla.
El hijo y yo pasamos de esas cosas. No sé por qué.
Me crié en una casa en que había todas esas cosas (menos la tv), cada diciembre, y tengo buenos recuerdos de ello, pero no me nace, no siento, eso de la navidad...

Tal vez tenga por ahí algún gen de Grinch
(y se lo haya heredado a mi hijo...).

Pero bueno, la cosa es que el árbol se arma,
(porque no cuesta nada -a veces- hacer algo por los demás)
y me voy ahora porque -obvio- el que lo arma soy yo...

2 comentarios:

  1. A mi tampoco me llega los de la Navidad, pero que se le va a hacer hoy por ti...

    ResponderEliminar
  2. A veces es fácil hacer felices a los otros.

    ResponderEliminar

Sólo dilo, no te cortes...