07 julio 2013

Al final...




Al final,
para nada cuenta
lo que fuiste...

Si creciste enhiesto y orgulloso,
como una columna,
o si lucías muchos brazos,
como un candelabro.

Para nada cuenta,
al final.

Si eras pequeño,
y regordete,
o si eras alto y estilizado,
para nada cuenta.

Al final.

Si estuviste siempre solo,
de cara a las adversidades,
o te rodearon siempre muchos hermanos,
para nada cuenta.

Para nada cuenta,
al final.

Si floreciste, y fructificaste en muchos hijos,
o si tu vida resultó estéril, para nada cuenta, al final.

Al final,
nada cuenta,
nada importa,
como haya sido tu vida,
siempre acabará igual.

De tí sólo queda un montón de espinas resecas.
Y aún ellas, algún día, perecerán.
Volverán, como tú volviste, a la tierra.

Al final.




[Encontré en mi trabajo -un día- un cactus moribundo. Quemado por el sol inclemente, curtido por el frío viento, reseco por la helada nocturna, muriendo de sed, por la humana indiferencia.
Tenía un brote en un costado, pequeño, que algo conservaba de verde, y parecía salvable.
Lo tomé, pese a que las largas espinas se me clavaron en las manos, y me lo traje a casa, para intentar salvarlo. 
Hice todo lo que me sugirieron, pero sus heridas eran muy profundas, y por ellas entró la humedad (fatal para los cactus) y se pudrió por dentro.
Quedó solo una cáscara, y unas espinas resecas y retorcidas.

Eso me entristece, y me deja con una tarea en las manos. Una tarea ingrata y difícil. Tratar que la empresa haga algo por los restantes cactus, que languidecen y mueren lentamente en las jardineras en que los pusieron.
Gente ignorante que cree que los cactus, por ser cactus, pueden soportarlo todo: la radiación solar sobre 16 en el día, el frío rayano en el cero en las noches, el fuerte viento, la falta de agua.

Y, claro, también tienen que soportar la cruel ironía del cercano letrero que reza: "Empresa XXX cuida el medio ambiente". ]










2 comentarios:

  1. Ironías de la vida...muchas.
    Al final no cuenta nada, pero en el durante cuenta todo.

    ResponderEliminar

Sólo dilo, no te cortes...