05 octubre 2011

Cuando la sangre llama...


Andaba paseando, esta mañana, por las calles de Iquique (estoy de vacaciones), cuando me encontré con un pequeño grupo de jóvenes, que dizque bailaban Tinku, un baile tradicional de origen boliviano, que culmina generalmente en una pelea.
(El Tinku original aún se baila en ciertas fiestas en su país de origen). Es común que en el norte de nuestro país, limítrofe con Bolivia, el folklore atraviese la frontera con mucha facilidad, más aún ahora que tenemos tantos inmigrantes.

Pero estos muchachos no eran muy entusiastas, ni muy fieles a la coreografía del baile. Cualquiera que lo haya visto bailado por nativos bolivianos, podría darse cuenta.

Sin embargo, hubo alguien entre el público que sí supo apreciar sus esfuerzos. Hubo alguien entre el público cuya sangre comenzó a correr más aprisa por sus venas, y que se dejó llevar...
Ese alguien  captó la atención de todos los asistentes cercanos. Cámaras y celulares, que no habían considerado dignos a los bailarines, se encendieron entonces, y hubo hasta empujones, por captar las imágenes. 
Yo no podía ser menos, por cierto, pese a que mi humilde celular no era el mejor medio para captarlas.

[El resultado del vídeo, que tuve que descargar, convertir, editar, convertir otra vez y subir a blogger, no es el mejor, pero se puede apreciar lo que quería mostrar.]

video


.

7 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Jajajaja!!!! Qué artista. Este baile, o uno muy parecido, lo hice de pequeña en el colegio; el padre de un compañero era boliviano, y nos lo enseñó para una función escolar. Los dejamos a todos flipados ^-^.

    ResponderEliminar
  2. Doctora, probablemente era otro. Supongo que una saya o una morenada, que son más alegres. ¿Cómo se vería la doctora con trenzas largas y polleras multicores?

    Pseudo, qué más quisiera que una niñita. Pero ya es tarde para eso. Me conformo con mi veinteañero hijo, y espero pacientemente a ver si algún día me trae una nieta a quien malcriar... (soltero y sin novia, no será muy pronto, en todo caso)

    ResponderEliminar
  3. :(, que mono!!! Y que ritmillo!!!
    ¿Tienes un hijo veinteañero? Eres una caja de sorpresas!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Oyeee qué me han dado unas ganas de bailar de ver al niño.. qué marcha.. voy a ponerme los cascos y bailar un rato..
    hoy me apetece esta canción:
    http://youtu.be/gEKYrhpmgoA

    Besossssss

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, qué bueno... Mi sobrino está todo el día así, en movimiento, nunca para... quizás sea que está bailando una danza boliviana y nosotros sin saberlo. Nunca había oído hablar de Iquique, pero me gusta mucho esa foto. Algún día, tengo que visitar Chile, estoy segura de que me encantará. Bueno, en realidad, tengo que conocer toda Sudamérica. Pero eso será cuando sea rica...

    ResponderEliminar
  6. Lili, no te has enterado porque has llegado tarde al blog, que ya lleva algunos años... pero ya irás poniéndote al día.

    Lady, es bueno saber que te motiva esa canción, dice mucho.

    Cristina, es una ciudad con muchas cosas bonitas. Esa calle -particularmente- está conservada históricamente, es decir, la han mantenido como era en los tiempos del apogeo de las salitreras. En esta calle no pueden circular los vehículos, se convirtió en un paseo peatonal.
    Por ella sólo transita un viejo tranvía, en el que pueden pasear los turistas.
    Espero que seas rica pronto, pues me gustaría mucho mostrarte esta región de mi país.

    ResponderEliminar

Sólo dilo, no te cortes...